Destacada

Mi primera entrada de blog

“Sé tú mismo. Los demás puestos están ocupados.”

— Oscar Wilde.

Esta es la primera entrada de mi nuevo blog. Acabo de empezar a escribir este nuevo blog. ¡Mantente al día para leer más entradas! Suscríbete a continuación para recibir notificaciones cuando publique nuevo contenido.

El sabueso de los Baskerville

Desde mi tierna infancia, todo lo relacionado con perros diabólicos provenientes del averno o allén de los mares me producía tal desasosiego terrorífico, que tenía que visualizarlo de cualquiera de las maneras. Daba igual el miedo que me profesase esa visualización (sarna con gusto no pica). En un campamento de verano allá por los años 80, en un fuego de campamento por la noche, contaron una historia relacionada con un diabólico sabueso que me dejó petrificada y que nunca olvidé, despertando en mí un miedo nocturno inigualable… Pasaron los años y ya en el instituto, una de las lecturas obligadas en las clases de inglés era “El sabueso de los Baskerville”. Como es lógico, estaba escrito en inglés. En esas clases mi inglés era bastante pobre, ha pasado el tiempo afortunadamente…, me las arreglé para entender esa historia que tanto me iba a gustar a través del tiempo. Descubrí el terror más puro. Pasaron un par de años y me interesé por buscarlo en una biblioteca, me tuvo alucinada y reconozco que fue una de las lecturas más importantes en mi vida. Arthur Conan Doyle es el autor de este libro, a través de Sherlock Holmes nos abre paso a esta historia. El cine se hizo cargo, a través de las décadas, de surtirnos con un granado ramillete de films ( hasta 18 o más) relacionados con la historia lúgubre de la estirpe Baskerville. Unas más completas que otras. Desfilando hasta Peter Cushing por ellas. Nunca un páramo dio tanto que hablar. Reconozco que el principio de la historia me sacude más, el desarrollo se va empobreciendo a ratos. El libro es mejor opción, aunque no quiero hacer “spoiler” sobre ello (para aquéllos que, los hay, nunca lo leyeron). Lo que me ha sorprendido es encontrarme con la alemana “Der hunt von Baskerville” de 1.937, aunque hay otras anteriores a ésta. Creo que voy a dar fe de ellas en estos días tan siniestros. Siempre hay algo nuevo que ver o algo que temer.

Harold & Maude.

Podríamos ser el joven y rico Harold, y su obsesión con la muerte, intentando múltiples suicidios. Podríamos ser su recta y extravagante madre, la que no muestra interés alguno hacia él. Podríamos ser la anciana que conoce a nuestro triste personaje y le hace cambiar de opinión para con la vida, porque cuando ya crees estar tan perdido que sólo te queda la total indiferencia hacia la existencia, dejándote llevar por el tedio más extremo,siempre aparece una pequeña luz. Me quedo, ya que soy una persona en ininterrumpida búsqueda de una pequeña chispa que me alegre el alma y en perenne tristeza, con esa adorable anciana que ama la vida en permanente disfrute y “hooliganismo”. Necesitamos más “Maudes” en el mundo.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora